Ruta-Tierra-de-Barros
icono-ruta

Ruta del Queso de Tierra de Barros

Desde la zona montañosa de la Sierra de Hornachos en el occidente a la zona de llanuras de la Tierra de Barros al poniente, pantanos y ríos riegan y refrescan las rojas tierras arcillosas.

Estamos en una excelente zona de cultivos como la vid y el olivo.

Tierra de Barros es el resultado de la superposición incesante de pueblos y culturas desde los primeros vestigios en las pinturas rupestres esquemáticas en la Sierra Grande de Hornachos o en Las Calderitas en La Zarza, el sepulcro prehistórico de Huerta Montero en Almendralejo pasando por el pasado romano latente en las termas romanas de Alange, Patrimonio Mundial de la UNESCO.

La presencia de la población morisca en Hornachos ha dejado un gran legado cultural y agrícola en las “huertas moriscas”, construidas desde el siglo XIII y hasta el siglo XVI y todavía en uso. Paralelamente, el arte mudéjar es relevante en estas comarcas: iglesias mudéjares como la de Hinojosa del Valle, Hornachos, Puebla de la Reina, Palomas y Alange, donde destacan las fabulosas filigranas de los alarifes mudéjares.

Tierra de Barros es vino y referente en la oferta enoturística a través del producto Ruta Ribera del Guadiana. Sus experiencias en bodegas, viñedos, museos y espacios de restauración y alojamientos se suman a los eventos programados: la ‘Primavera Enogastronómica’, ‘Los Colores de la Vendimia’ y la Fiesta de la Vendimia en Villafranca de los Barros, declarada de Interés turístico regional, rinden culto al vino y a las tradiciones enológicas en la comarca.

La oferta quesera en esta comarca queda patente con la elaboración de los quesos de oveja y cabra de un par de queserías que se han ido granjeando la fama internacional por la excelente calidad de sus quesos atortados y viejos realizados con leche de oveja.